Mi corazón

Corazón

Corazón…mi amor, mi pequeño corazón y a la vez,para mí,  el más grande de los corazones….

Yo vengo a ofrecer mi corazón…como dice esa canción….

Eso es lo que he sentido toda la vida, que he venido a ofrecer mi corazón, a amar y ser amada, como todos…¿no?

Mi pequeño corazón, a pesar de todas las veces que se ha roto en mil pedazos sigue latiendo, sigue haciendo que cada día me lance a la vida con ganas de más.

A veces, hay días que me meto dentro de él y recorro con mis dedos sus cicatrices,las acaricio, las beso….

Son profundas, algunas son feas…no quedaron bonitas…no pudo ser…., otras son apenas arañazos, pero también escocieron, y hay unas pocas que tienen mucho relieve y a veces, sin previo aviso, vuelven a sangrar, un poquito nada más, pero sigue doliendo……

Sangran por ese último abrazo que nunca nos dimos, por todas aquellas cosas que nunca te dije, por mis silencios, por tu maltrato, porque me dejaste cuando más necesitaba que estuvieras a mi lado, porque pensé que eras tú, porque sabía que no lo eras…porque nunca quise hacerte daño, pero te lo hice, por las decepciones, por las veces que no me respeté, porque no fui capaz de ser yo misma contigo, porque no me atreví a decirte adiós a tiempo,….distintas historias, distintos personajes, y siempre mucho amor…a pesar del dolor, no cambiaría ni una sola de esas cicatrices, de esas heridas….

También mi corazón, sangra por esas personas que tanto amé y que ya partieron de este plano, a las que recuerdo,a las que quisiera volver a abrazar, volver a mirar….y que echo terriblemente de menos…..que me faltan en lo cotidiano, que me gustaría que siguieran alimentando nuevos recuerdos, compartiendo momentos….

Cada cicatriz tiene su propia historia y su propia melodía, y un dolor distinto, la sangre de sus heridas sabe distinta….sé que tú me entiendes….¿verdad?

Pero a pesar del dolor y de que, en apariencia, no es el corazón más bonito del mundo, yo lo adoro, porque sus latidos alimentan mis sueños y la vida que comienza cada nuevo amanecer y porque, sin haberse roto y curado, yo no sería quien soy hoy, cada una de sus marcas es absolutamente perfecta….y bella a su manera.

Porque mi corazón sigue latiendo y mostrándose, y lo volveré a entregar una y mil veces si hace falta porque yo no me rindo, nunca voy a dejar de ser amor en movimiento, de amarme y amarlo todo a cada instante…aunque duela….

Que tengo claro que los corazones rotos se curan, pero los protegidos se vuelven piedra…..

¿Y tú? ¿Vienes a ofrecer tu corazón?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.