¿Que haría el amor?

 

 

¿Qué haría el amor en mi lugar?

Una amiga me enseño hace tiempo que la mejor manera de despejar las dudas cuando te encuentras en una encrucijada, o cuando sientes que quizá tu ego te está llevando por caminos que te prometiste no volver a recorrer,  es preguntarle al AMOR.

¿Amor, qué harías tú en mi lugar?

Y la respuesta siempre abre el corazón, siempre pone luz, expande…no quiere decir que no comporte dolor, que no duela elegir, decir que sí, decir que no, expresar lo que sentimos, cerrar una puerta, o abrirla de par en par y lanzarse….

Pero llevados de la mano del amor , el camino es más llevadero….¿no crees?

Vestidos de amor podemos caminar descalzos entre espinas, podemos viajar a cualquier lugar, sabiendo que cuando regresemos no habremos dejado nada en el camino que debamos volver a recuperar o reparar.

Hay veces también que, sabiendo lo que haría el amor en nuestro lugar, elegimos lo contrario….en ese caso lo importante es saber porque lo hacemos, porque no nos permitimos a nosotros mismos lo que el camino del amor nos sugiere, pero sin culparnos, sin flagelarnos…hacerlo consciente y ya está.

El amor es la llave que abre todas las puertas, pero también es el que puede cerrarlas todas cuando es el momento.

Que  seas capaz de cerrar con amor y gratitud todos tus asuntos y relaciones.

Que siempre recuerdes que el amor nunca muere.

Simplemente se transforma en más y más amor, eleva su vuelo, alcanza otras cimas, vuelve a caer en picado, te hace saltar al aparente vacío, te acuna y te sostiene….

Te susurra al oído que todo ese amor que tienes dentro de ti y que muestras al mundo es el que te devuelve la vida tarde o temprano.

Así que confía y ama…

Y es que hay tantas formas de amar como personas,

amor en movimiento,

amor que se transforma,

pero siempre amor,

en la mirada, en el camino, en cada pisada, en las sonrisas que regalas, que recibes,

amor para ti, amor para el otro, amor al mundo interno y externo, siempre amor….

Extiende tus alas de amor y abraza todo en tu vuelo, en esta danza de amor en movimiento que somos.

Que todos tus caminos estén llenos de amor.

y cuando dudes, ya sabes: ¿Amor, tú que harías en mi lugar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *